Home / ARTS & CULTURE / IDENTIDAD BINACIONAL

IDENTIDAD BINACIONAL

IDENTITYPor: Ellie Burgueño

La región fronteriza es el lugar en donde muchas personas crecieron y fueron influenciadas por ambas culturas, la mexicana y la americana. Es difícil decir que una persona nacida y criada en Los Estados Unidos, viviendo en la frontera, nacida de padres mexicanos y quizás también americanas sin raíces mexicanas, pero quienes viven en la frontera, simplemente ignorarían de lo que trata México, su cultura, e historia. La misma cosa sucede con una persona quien se naturalizó y se convirtió en ciudadano por ley cuando este piensa en ambas culturas, pero ¿qué queremos decir con Identidad Binacional?

La Identidad Binacional envuelve los procesos psico-históricos que distinguen a los Mexicanos y Chicanos del resto de la sociedad, y que tanto se enfatizan en la etnicidad y que aspectos de la etnicidad se reúnen en la socialización de la gente.

Como tema enfocado en la población de la frontera, sería apropiado decir que la población latina ha crecido y se ha empezado a distribuir ampliamente a través de la nación. La Identidad Binational cubre  tanto aspectos de lenguaje, cultura, e impacto del medio ambiente social y construye la identidad de los individuos.  En este último, nos enfocados en el grupo que está identificado con México y Los Estados Unidos, los cuales se relacionan con la identidad México-Americana, su comprensión agregaría un valor significativo a nuestra región.

Debido al hecho de que mi propia vida se refleja en mi representación de la sociedad fronteriza y mi interpretación de los fenómenos fronterizos, parece apropiado revelar que yo misma me crie en la Baja California – frontera de California. Pase la mayor parte de mi infancia en el lado mexicano, en Mexicali, la capital del estado donde nací, así que tuve la oportunidad de asistir a la escuela primaria allí. Cuando tenía doce años, mi familia se trasladó permanentemente a Phoenix, Arizona, como residentes legales de los Estados Unidos, entonces empecé a experimentar la vida dentro de los Estados Unidos y empecé a crear mi propia perspectiva desde el punto de vista estadounidense.

La primera cosa que impactó mi vida fueron las múltiples oportunidades educacionales que me fueron ofrecidas y brindadas en la escuela. Pude desarrollar mis talentos artísticos que habían sido previamente probados en México, cuando estaba en 3er grado y gane el 1er lugar en un concurso de dibujo a nivel estatal. Lo mismo ocurrió cuando era estudiante de primer año en la escuela preparatoria, pude participar en un concurso de dibujo en el que termine ganando el 1er lugar. Mis maestros fueron un gran apoyo, pude ver cómo la mayoría de los profesores estaban realmente involucrados y se preocupaban por sus estudiantes. Me enamoré de la cultura americana, su historia y sus cimientos. Mis clases favoritas eran inglés, historia, gobierno, JROTC y arte, además de entrenamiento con pesas.

Pude lograr el éxito escolar, y aprender el idioma muy fácilmente pues tuve clases de inglés desde los 6 años. A los 18 años me convertí en ciudadana americana por naturalización. Así que, poco después, cuando tenía 19 años nos mudamos al Valle Imperial, donde continué mi educación. Mis padres tenían  casa en Mexicali, así que solía visitar a la familia y  quedarme allí la mayoría de los fines de semana. Debido al hecho de que era una come libros desde que tenía sólo 10 años y me encantaba leer libros muy complejos en español e inglés, pude continuar hablando español como nativa, sin perder mi acento español,  y desarrollar vocabulario nuevo gradualmente.

Después de graduarme de la universidad, comencé un certificado en San Diego, iba y venía cada semana para ganar mi grado en leyes y luego utilicé mis habilidades bilingües y me beneficie de ellas, así que me inscribí en el programa de  certificación de dos años en interpretación y traducción hasta lograr ganar mi título en esta área,  recientemente logré obtener mi MFA en Escritura Creativa (maestría).

Circunstancialmente, me fui involucrado más y más con la cultura México-Estadounidense. A la edad de 24 años, abrí mi primer negocio en Mexicali, el cual era una escuela de inglés. Después de un año teníamos alrededor de 450 estudiantes matriculados y 4 contratos con fábricas en la ciudad para enseñar inglés a sus trabajadores. ¡Fue toda una aventura! De esa forma, llegué a conocer a muchas personas en la industria maquiladora y el sector empresarial, en Baja California. El tiempo pasó y siempre seguí preparándome y trabajando en ambos lados de la frontera, como profesional legal, trabajando para el gobierno, intérprete en los tribunales, y el campo médico, como traductora de libros, editora, escritora y empresaria en México.

Desde mi punto de vista puedo decir que amo a ambos, a México y a Los Estados Unidos, ¿por qué? Porque he visto lo mejor de ambos países. He sido tratada bien por ambos. Estados Unidos ha sido mi casa, la que me educo y donde he tenido tantas oportunidades y amigos que valoro infinitamente, donde siempre he sido tratada con respeto. México es la tierra de mis padres, el lugar donde nací, donde hago negocios e interactúo con muchos amigos, gente honesta y talentosa quienes se preocupan profundamente por sus comunidades, por lo que están haciendo algo positivo para crear un mundo mejor.

Algunas personas piensan que para México, la relación con Estados Unidos es complicada y por eso están llenos de resentimientos, pero yo no lo creo. Es sólo un pequeño porcentaje de la población. La mayoría de los estadounidenses no saben sobre el hecho de que, en 1848, los Estados Unidos invadieron México y obligaron a sus dirigentes a ceder más de la mitad de su territorio a punta de fusil. Para algunos mexicanos, pudiera ser la generación mayor, este evento podría estar aun en sus mentes.

La derrota de México contra Estados Unidos significó una pérdida de identidad nacional, lenguaje común y cultura, en sus mujeres y hombres. Esto fomentó un estado de tipo-linaje; los nuevos ciudadanos de Estados Unidos marcaron la generación denominada generación Creación (1848-1900), con tres generaciones sucesivas, la generación de Inmigrantes (1900-1942), la generación de Mexicano-Americanos (1942-1966) y la generación Chicana (1966-presente). Las diferencias de la natividad y de la lengua aumentadas por las fuerzas históricas y económicas, es el telón de fondo de las diferencias en las formas en que estas generaciones piensan sobre sí mismos.

La identidad binacional representa tanto la movilidad y la fidelidad a las raíces étnicas. La clase media de EE.UU. y las identidades binacionales capturan lo que se sugiere como formas comunes de la generación México Americana interpretadas por sus experiencias y construcciones desarrolladas de sí mismos en la estructura social de los Estados Unidos.

En la actualidad hay más de 35 millones de mexicanos residentes en los Estados Unidos, cuyas perspectivas sobre México y la cultura binacional son diferentes. México tiene ganadores y perdedores, personas para las que el país ofrece oportunidades y otras para las que no lo hace. La razón por la que hay tantas personas de ascendencia mexicana viviendo en ciudades como Los Ángeles, Las Vegas, Phoenix, Denver y San Antonio es porque, hubo una persona, tal vez un padre o un abuelo, que fue excluido de oportunidades en México y tuvo que irse hacia el norte. Y más a menudo que de costumbre, esa persona encaja en un perfil – piel oscura, poca educación, pobres, pero no todos ellos, también hubo algunas personas que se mudaron porque a pesar de que tenían oportunidades en México, se les ofreció una mejor opción en los Estados Unidos, tal es el caso de mi padre.

La región fronteriza es una área geográficamente envidiable, donde muchos negocios pueden tomar lugar. Por esa razón, me pregunto cómo puede haber algunas personas quienes se sienten avergonzadas de sus raíces. Recuerdo que una vez en una clase en la universidad había un estudiante que debatía acerca de cómo no le gustaba ser confundido con los mexicanos o ser llamado “mexicano”, dijo que ni siquiera hablaba español, a lo que respondí: “No hay razón para que te sientas de esa manera, hay muchas personas prósperas en México que nacieron en los EE.UU., pero invirtieron en México y  están obteniendo beneficios de ello. Hay gente pobre y también gente muy prospera quienes tienen una perspectiva diferente sobre el mundo. Deberías aprender de ellos y estar orgulloso de tus raíces, la cultura y el idioma, si  fueras 100% bilingüe podrías incluso sacar provecho de ello, ¡como yo lo hago!” “

Como dijo el presidente Peña Nieto durante su visita a la Casa Blanca: “Los Estados Unidos y México han disfrutado de una relación única y floreciente en las últimas décadas. Estoy abriendo nuevas vías en las que México y Estados Unidos podamos fortalecer nuestros lazos con el fin de hacer de América del Norte la región más próspera y competitiva en el mundo.” Eso es ciertamente una declaración muy ambiciosa y positiva, así que una vez que el gobierno cree los medios para trabajar y mejorar nuestras relaciones y países, sólo dependerá de nosotros hacer el trabajo y aprovechar la gran oportunidad que poseemos por ser un “habitante de la frontera” o tener una “Identidad Binacional.”

Check Also

IID Board commemorates district’s 110 years of public service

-Editorial The Imperial Irrigation District Board of Directors, during its meeting of July 6, unanimously …

Leave a Reply

es_MX
en_US