Home / Education / Fortalecimiento de la cultura de la legalidad en el proceso educativo

Fortalecimiento de la cultura de la legalidad en el proceso educativo

Por: Terry Ahtziry Cárdenas Banda, abogada, altruista y catedrática. Colaboración especial: Fernando Manuel Castro Figueroa, abogado y catedrático, y Dr. Marina del Pilar Olmeda García, Doctora en derecho, investigadora y catedrática.

El Dr. Roy Godson define la cultura de la legalidad como el conjunto de creencias, valores, normas y acciones que promueve que la población crea en el Estado de derecho, lo defienda y no tolere la ilegalidad. En el marco normativo mexicano, el fortalecimiento de la cultura de la legalidad en la educación se encuentra fundamentado en la filosofía que promueven las bases constitucionales en el artículo tercero de la carta magna mexicana. Este precepto, fue reformado con el alto compromiso de mejorar la educación y el proceso formativo de los educandos, el 15 de mayo de 2019, con la consagración en su párrafo tercero de que:

“La educación se basará en el respeto irrestricto de la dignidad de las personas, con un enfoque de derechos humanos y de igualdad sustantiva. Tenderá a desarrollar armónicamente todas las facultades del ser humano y fomentará en él, a la vez, el amor a la Patria, el respeto a todos los derechos, las libertades, la cultura de paz y la conciencia de la solidaridad internacional, en la independencia y en la justicia; promoverá la honestidad, los valores y la mejora continua del proceso de enseñanza aprendizaje.”

Para el cumplimiento del mandato constitucional, el Plan Nacional de Desarrollo, (PND) 2019-2024, encuentra áreas de oportunidad en los materiales, métodos educativos, planes y programas de estudio (Diario Oficial Federación, 2019-2024). Asimismo, la reforma educativa planteada por la Secretaría de Educación Pública (SEP) para este período plantea como uno de los ejes rectores de la educación, la cultura para la paz con el objetivo de “generar en la comunidad educativa la cultura del diálogo como herramienta para la solución pacífica de conflictos, el aprecio por la justicia, la libertad, la democracia y la igualdad” (SEP, 2019).

El concepto de la cultura de la legalidad aún resulta nuevo dentro de los campos de estudio y las investigaciones, no obstante, comienza a ganar mayor importancia, ya que es el fundamento para el mejoramiento de nuestra sociedad, de nuestras instituciones y de nuestra forma de gobernar.

Es preciso indicar que una de las principales acciones para combatir el fenómeno de la inseguridad y promover el bienestar colectivo es a través del fortalecimiento del Estado de derecho. Lo cual se puede lograr en la medida de que las personas respetemos el orden jurídico y se promueva el respeto entre los miembros de la sociedad en su conjunto.

Mucho de lo que cotidianamente percibimos acerca de la cultura de la legalidad, son en gran medida ideas y costumbres que se gestan dentro del seno familiar o son difundidos por los medios de comunicación o programas de televisión, los cuales distan mucho de la realidad, lo que en consecuencia incide en prácticas poco o nada cercanas al desarrollo de los valores cívicos y de nuestra identidad nacional. Hoy en día se tiende a premiar o aplaudir la inobservancia del orden jurídico, siempre que nos lleve a sacar provecho, es decir, vivimos una eminente cultura de la ilegalidad.

En relación con la educación en México se debe reconocer que la percepción de los jóvenes respecto a materias que tratan directamente de temas importantes en nuestra cultura, tales como historia, civismo, ética, entre otras; son asignaturas que son tachadas como inútiles por incluir teorías, nombres de personajes, fechas, batallas, conceptos, los cuales les parecen despegados de la realidad que les toca vivir todos los días. No obstante, poder generar en los jóvenes una conciencia o una memoria histórica consciente nos permitiría realizar una intervención eficaz en la evolución de nuestro desarrollo como sociedad que comparte un pasado común.

Por ello, es necesario que exista una mayor información y conocimiento acerca de lo que es realmente el Estado de Derecho, fortaleciendo la cultura de la legalidad y concientizando acerca de la influencia positiva que se tiene en nuestra sociedad; que las normas que establecen los derechos y las obligaciones de las personas, deben conocerse y aplicarse para garantizar la armonía y la paz social dentro del Estado de Derecho.

En este sentido, es importante promover y practicar una cultura de la legalidad en el sector educativo, con el objetivo de proporcionar a los estudiantes los elementos que favorezcan la adquisición de conocimientos sobre el marco normativo que modifiquen sus actitudes y desarrollen las competencias que propicien su participación en espacios de su vida cotidiana, tales como lo son las relaciones de trabajo, las que deriven de la suscripción de un contrato;  y en su actuar como ciudadanos al amparo de la legalidad.

En definitiva, resulta necesario fortalecer en los planes y programas de estudio de todo el sistema educativo la cultura de la legalidad, como una de las mejores formas para la identidad nacional y defensa de los valores fundamentales necesarios para una mejor convivencia preservando la justicia, la democracia y el bien común.

Por su parte en los Estados Unidos de América (EUA) la cultura de la legalidad se encuentra fundamentada implícitamente en las diversas enmiendas de la Constitución estadounidense, para abundar en los detalles de la cultura de la legalidad en EUA consulta la parte dos de este artículo que estará en la próxima edición.

Información extraída de la tesis del Maestro Fernando Manuel Castro Figueroa titulada: “El necesario fortalecimiento de la cultura de la legalidad en el proceso educativo” del Centro de Investigaciones Sociales de la UABC, dónde pueden localizar todas las fuentes de consulta.

Check Also

Legacy of Navy’s ‘Top Gun’ Pilot Continues

-Editorial Capt. William Perkins, commanding officer, Naval Air Facility (NAF) El Centro, hosted Marc and …

Leave a Reply

es_MX
en_US