Home / Opinion / La historia del 25 de diciembre

La historia del 25 de diciembre

Por: Mario Beltrán Mainero

Cónsul para Asuntos Comunitarios y Políticos en el Consulado de México en Caléxico

Tuve la “suerte” de nacer un 25 de diciembre. Esto significó que mi cumpleaños siempre coincidió con la Navidad. Afortunadamente mi mamá siempre amenazó a mis familiares acerca de que era importante para mi buen desarrollo personal el que se me dieran dos regalos ese día, no nada más uno. Por otro lado, la mayor parte de mi familia y mis amigos siempre han vivido en la Ciudad de México, por lo que el 25 de diciembre siempre fue un día que pude compartir con mis seres queridos.

Pero mi intención no es hablar sobre mi cumpleaños, sino sobre la historia del día en el que se festeja la Navidad. Desde hace muchos años he disfrutado del estudio de la historia y la religión, y sobre todo siempre he tenido una fascinación especial por la verdad. Por estas razones, y porque siempre ha sido un día importante para mí, he investigado profundamente acerca del origen del 25 de diciembre.

Distintos historiadores, antropólogos y teólogos serios nos comentan que lo más probable es que la primera vez que se celebró la Navidad fue en los tiempos del emperador romano Constantino I, específicamente en el año 336 d.C. En esta época los cristianos ya habían adquirido una gran importancia en el territorio que abarcaba el imperio romano. Constantino, en lugar de intentar eliminar esta creciente religión, prefirió adoptarla.

Pero la adopción no fue “perfecta”. Al momento de determinar que el cristianismo sería la religión oficial del imperio, Constantino y los nuevos jerarcas de lo que se llamaría la Iglesia Católica Apostólica y Romana combinaron los ritos y creencias del cristianismo original, que tenía mucho de judío (se seguían celebrando las Fiestas Solemnes como la Pascua o la Fiesta de las Trompetas), con las creencias y tradiciones romanas (paganas).

Es entonces cuando se genera un gran cambio en el mundo cristiano al cambiar el sábado (el Sabbath) por el domingo como día santificado, ya que muchos romanos adoraban a Mitra (dios del sol) este último día. Igualmente, se crea la fiesta de la Navidad el 25 de diciembre para coincidir con la festividad romana de los Saturnales, durante la cual, en los últimos días del año, se celebraba al dios Saturno.

A toda esta mezcla de creencias de la iglesia cristiana original con las tradiciones paganas se le conoce como “sincretismo”. De hecho, a todo intento de combinación de doctrinas religiosas distintas para lograr una creencia común se le conoce como sincretismo. Todas las religiones hoy en día, al ser producto de evoluciones históricas y al estar afectadas por factores políticos y sociológicos a través de los siglos, son resultado del sincretismo.

De lo que sí estamos seguros es que el 25 de diciembre no nació Jesús de Nazaret.

La idea no es robarle a nadie las ilusiones acerca de la “pureza” de lo que significa el día, sino ser lo más factual posible con respecto a este día tan famoso y celebrado. Cada quién le dará el significado que guste.

Sólo espero que este año me traiga doble regalo Santa Claus.

 

Check Also

The Impact of Wine On Health

-Editorial Winemaking, according to scientifically proven data, can date back to the Neolithic Circa 6000 …

Leave a Reply

es_MX
en_US