Home / ARTS & CULTURE / REINHEITSGEBOT

REINHEITSGEBOT

Por: Javier Sanchez, El Cerveciáfilo.

La cerveza originalmente fue un alimento.

Miles de años después, cuando el centro-norte de Europa acaparó la elaboración de esta bebida, inventaron poco a poco la gran gama de estilos que conocemos hasta hoy.

Estandarizar los diferentes sabores de la cerveza fue un proceso largo en el que participaron muchas personas, esto tomó relevancia cuando la cerveza se convierte en un producto rentable, es decir, cuando empieza a generar utilidades económicas para quienes lo fabricaban, sin importar que fueran asociaciones religiosas, gubernamentales o civiles. Las recetas fueron innumerables y los resultados fascinantes. Sin embargo, nadie había intentado fijar por escrito las reglas fundamentales del proceso…nadie hasta que los escrupulosos bávaros lo establecieron y elevaron a categoría de ley cuáles debían ser los ingredientes para fabricar cerveza.

En 1516, el 23 de abril, Guillermo IV de Baviera estableció la Ley de Pureza de Baviera o Reinheitsgebot. Dicha ley decretó que los únicos ingredientes permitidos para fabricar cerveza dentro de su país eran el agua, la malta y el lúpulo. Cómo: ¿Sólo tres ingredientes?… ¿y la levadura dónde quedó?  En este punto es importante recordar que la levadura aun no era un ingrediente “descubierto” por la ciencia, por lo que no fue considerado en esta ley.  Bajo ninguna circunstancia debía agregarse nada más so pena de ser penalizados duramente por el gobierno.

Muchos afirman que en realidad la intención de Guillermo IV era proteger sus propios intereses, ya que garantizaba que los granjeros vendieran sus cosechas generando pingues ingresos a la Corte a través del pago de los impuestos correspondientes. También se dice que con la implementación de la Reinheitsgebot se garantizaba el consumo del lúpulo sembrado en la región en tierras de los mismos nobles alemanes. No podemos perder de vista que, bajo el mandato de la familia real de Baviera, los Wittelsbach -quienes rigieron esa región desde 1180 hasta los años de la Primera Guerra Mundial- la industria cervecera floreció en el país como nunca antes, generando grandes beneficios económicos para las arcas reales.  Se afirma incluso que fue el duque Albrecht quien fundó la Cervecería de la Corte Real Hofbräuhaus. Esta cervecería emblemática pertenece actualmente al Estado.

De lo que sí podemos estar seguros es de que la promulgación de esta ley evitó muchos conflictos entre los cerveceros y los panaderos que constantemente peleaban por el trigo y la cebada de la región. A partir la Reinheitsgebot la cebada fue para los cerveceros y el trigo para los panaderos. Esta división no fue tomada al azar, sino que tiene un sustento lógico: la cebada es un grano mucho más suave que el trigo, lo que permite que el proceso de malteo sea más fácil. El trigo, por otro lado, no plantea ningún problema para la elaboración de harinas que son la base para cualquier pan.

Algunos otros países han implementado regulaciones similares, por ejemplo, Finlandia y Noruega. Actualmente algunos cerveceros artesanales fabrican cervezas sustentadas en esta ley bábara.

Es importante anotar que el hecho de que una cerveza no esté elaborada bajo los principios de la Ley de Pureza de Baviera no significa que sea una mala cerveza.

Para muchos la Reinheitsgebot limita la creatividad de los cerveceros. Afirman que inhibe la evolución de la industria artesanal, donde la experimentación y la creatividad es evidente con resultados muchas veces sorprendente. Ustedes seguramente tendrán la última palabra sobre este asunto.

 ¿Tú qué cerveza nueva probaste esta semana?

Check Also

Former President Trump Injured in Campaign Rally Shooting, One Dead and Two Critically Injured

-Editorial In an event that has sent shockwaves across the nation, former United States President …

Leave a Reply

es_MX
en_US