Home / AGRICULTURE / Los trabajadores agrícolas siguen expuestos a las tasas de infección más altas

Los trabajadores agrícolas siguen expuestos a las tasas de infección más altas

Por: Peter Schurmann

Los expertos advierten contra la normalización del Covid.

Conduzca casi en cualquier lugar de los campos agrícolas de California y verá formas borrosas en el horizonte, estos son los hombres y mujeres que producen la mayoría de los alimentos del país. Aunque reconocidos como trabajadores esenciales, su trabajo los ha expuesto y continúa exponiéndolos a los impactos más severos de la pandemia por COVID-19.

“Sabíamos que ir a los trabajadores agrícolas era esencial, pero nunca lo sentimos hasta que luchamos (contra el COVID-19) en 2020”, dijo el Dr. Ilan Shapiro, corresponsal jefe de salud y oficial de asuntos médicos de AltaMed. “Cuando la mayoría de las comunidades estaban en casa, estaban ahí fuera asegurándose de que pudiéramos alimentar a nuestras familias. Y estaban siendo expuestos”.

Shapiro se unió a un panel de oradores el miércoles durante una sesión informativa en línea organizada por EMS y la Campaña VaccinateAll58 del Departamento de Salud Pública de California que analizó cómo la pandemia continúa afectando a los trabajadores agrícolas en el estado y las lecciones aprendidas para cerrar las brechas en el acceso a la atención médica para esta población.

“En este momento, nuestras comunidades necesitan información”, enfatizó Shapiro.

Los líderes estatales de salud instan a los residentes a mantenerse actualizados sobre la gripe y el COVID-19, ya que son la mejor defensa para limitar las enfermedades graves y la muerte, particularmente en comunidades fuertemente impactadas.

También se alienta a los californianos a quedarse en casa cuando se sientan enfermos para evitar el contacto cercano y proteger a quienes los rodean, de la enfermedad, ya que  los virus respiratorios continúan circulando. Usar máscaras, cubrirse la tos y los estornudos y la práctica de lavarse las manos también son fundamentales para prevenir la propagación de gérmenes y enfermedades.

Shapiro señaló que, durante la pandemia, California hizo grandes avances para llegar a las comunidades de trabajadores agrícolas de todo el estado. “COVID-19 abrió muchas conversaciones”, dijo.

La clave ahora es continuar distribuyendo esta información a estos grupos en los idiomas y culturas que entienden. Más de 800 mil personas trabajan en las granjas y plantas empacadoras de California, la gran mayoría de las cuales son trabajadores migrantes de México y Centroamérica. Se estima que dos tercios son indocumentados. Muchos provienen de comunidades indígenas de México, donde el español suele ser rudimentario o inexistente.

Todos estos factores contribuyen a los enormes desafíos que existen para garantizar que los trabajadores agrícolas tengan acceso equitativo a la atención médica.  Y a medida que surgen nuevas variantes y aumentan las tasas de infección invernal, Shapiro advierte contra la prevalencia de la desinformación y la disminución del sentido de urgencia por vacunarse.

“Tenemos que asegurarnos de que se cierren las brechas en estos determinantes sociales de la salud”, dijo.

Actualizando datos sobre la salud de los trabajadores agrícolas, Noe Paramo es directora del Proyecto de Comunidades Rurales Sostenibles de la Fundación de Asistencia Legal Rural de California (CRLA), que durante mucho tiempo ha abogado por un mayor acceso a la atención médica para los trabajadores agrícolas de California.

Su organización está trabajando actualmente con UC Merced y la senadora estatal Anna Caballero en la actualización de los datos de salud de los trabajadores agrícolas, que ahora tienen más de dos décadas. Esa información actualizada, que estará disponible a principios del próximo año, se utilizará para dar forma a la próxima política de atención médica, incluida la expansión propuesta de Medi-Cal para personas de bajos ingresos en el estado, entre 26 y 49 años de edad, independientemente de su estado migratorio.

Páramo dice que es probable que hasta el 40% de los trabajadores agrícolas no sean elegibles, porque sus ingresos superarán el límite de elegibilidad. “Ese es el objetivo del estudio”, dijo, para resaltar las opciones de políticas que pueden reducir esta brecha inminente en la cobertura.

CRLA también se asoció con el Proyecto Órale de UC Davis, el cual descubrió que más de la mitad de los trabajadores agrícolas nunca recibieron tratamiento, incluso cuando estaban infectados con el virus. Un estudio de UC Berkeley de 2020 también encontró que el 58% de los trabajadores agrícolas aún iban a trabajar incluso cuando mostraban síntomas.

Hay una gran cantidad de razones para estas cifras, que van desde la falta de seguro médico hasta la desconfianza en el sistema médico y el temor a la pérdida de salarios o la divulgación de su estado migratorio. Pero la escasez de profesionales médicos capacitados en las zonas rurales del estado también es un factor que contribuye.

Shapiro señaló que bajo los factores estresantes de la pandemia (largas horas de trabajo y factores de riesgo asociados con el trabajo), muchos profesionales de la salud abandonaron el campo, dejando especialmente a las áreas rurales frente a una escasez creciente.

Una nueva ley, que entrará en vigor el próximo año y que permitirá a los médicos en California calificar para la condonación de la deuda estudiantil, tiene como objetivo reducir esa brecha.

Y aunque Páramo elogió a California por su éxito en expandir el acceso a la atención médica a mayor y más población, dijo que el desafío ahora es ver si “lo implementamos para los más marginados”.

Ese es especialmente el caso entre los trabajadores agrícolas, dijo Ed Kissam, miembro del Comité Asesor del Centro Nacional para la Salud de los Trabajadores Agrícolas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Nuestro progreso a nivel nacional es preocupante

“Nuestro progreso a nivel nacional es realmente preocupante, con solo el 14% de las personas elegibles que han recibido las vacunas actualizadas”, dijo. Ese número se reduce a solo el 5-6% en las comunidades agrícolas de California, lo que pone en mayor riesgo a las personas con problemas de salud subyacentes, junto con los ancianos y las mujeres embarazadas.

Kissam elogió el enfoque Test to Treat, ahora implementado por la Universidad de California dirigido a las comunidades de trabajadores agrícolas.

La idea es evaluar a los trabajadores tan pronto como muestren signos de infección y luego conectarlos con el tratamiento lo antes posible, incluido el acceso a medicamentos antivirales como Paxlovid, que ha demostrado reducir enfermedades graves pero deben administrarse dentro de  cinco días de mostrar síntomas.

Cada hogar en los EE. UU. es elegible para otra ronda de kits de prueba gratuitos. Visite www.covid.gov/tests o llame al 1-800-232-0233 para ordenar el suyo.  También puede reservar una cita de prueba gratuita, encontrar una clínica de prueba sin cita previa o comprar un kit de autoprueba en su farmacia local. Visite www.covid19.ca.gov para obtener más información.

Lo que está claro es que el estado ha aprendido algunas lecciones valiosas de la pandemia, incluida la importancia de trabajar con las promotoras para conectarse con las poblaciones vulnerables.

“Ha habido más voluntad de trabajar con organizaciones comunitarias que tienen un modelo de promotora”, como resultado de la pandemia, dijo Arsenio López, director ejecutivo del Proyecto de Organización Comunitaria Mixteco/Indígena en el Condado de Ventura (MICOP). “Han sido los campeones del acceso y la educación para las poblaciones de difícil acceso”.

Una de las principales preocupaciones de López es el tema del acceso al idioma, ya que muchos trabajadores agrícolas indígenas hablan poco o nada de español. La salud mental también encabeza su lista. “Muchas familias perdieron seres queridos y hay un aumento de la ansiedad, el estrés”, dijo.

Y al igual que Shapiro, López describió una comunidad donde, incluso cuando las infecciones comienzan a aumentar nuevamente, la desconfianza persistente, el miedo y la desinformación se combinan con una mayor sensación de laxitud en torno al virus.

“Me preocupa que el COVID-19 se esté normalizando”, dijo. “Mi preocupación es que haya este aumento de casos positivos mientras no haya un sentido de urgencia como antes”.

Check Also

Breaking the Silence: Unveiling Efforts to Combat Domestic Violence in America

-Editorial Domestic violence has long been accepted as an inevitable part of the complex fabric …

Leave a Reply

es_MX
en_US