Home / LEGAL / CONDUCIR MIENTRAS SE ESTA EN MAL ESTADO: UNA PROPOSICIÓN MORTAL

CONDUCIR MIENTRAS SE ESTA EN MAL ESTADO: UNA PROPOSICIÓN MORTAL

Por: Verónica Henderson, Abogada

A medida que la temperatura sube y la gente planea sus vacaciones muy esperadas de verano, todos debemos recordar el problema de “conducir mientras se está en mal estado”. Conducir en mal estado es peligroso. Es la causa de más de la mitad de todos los accidentes automovilísticos. Conducir en mal estado significa operar un vehículo motorizado mientras se está afectado por el alcohol, drogas legales o ilegales, somnolencia, distracciones (como usar un teléfono celular o mensajes de texto) o tener una condición médica que afecte en su conducción.

Se ha prestado gran atención al problema de la bebida mientras se está bajo la influencia del alcohol. Organizaciones como Mothers Against Drunk Driving han logrado crear conciencia. Sin embargo, un conductor puede ser perjudicado sin consumir nunca una sola bebida. Por ejemplo, simplemente estar privado de sueño puede disminuir la capacidad de una persona para tomar las decisiones que un conductor necesita hacer para evitar una colisión. Luego está el tema de la marihuana. ¿La legalización de la marihuana provoca más accidentes de tránsito? Los datos colectados hasta ahora revelan que los estados donde la marihuana recreativa es legal han experimentado un ligero aumento en las colisiones de tráfico. Sin embargo, no ha habido un aumento en muertes relacionadas con accidentes en comparación con otros estados. No obstante, estos hallazgos no son necesariamente inconsistentes. Según la oficina de asuntos gubernamentales de Mothers Against Drunk Driving (madres en contra de conducir en estado de ebriedad), una de las características de un conductor que está bajo la influencia de la marihuana es que tienden a conducir más lentamente. Esto puede conducir a más accidentes, pero de menor gravedad. Según la industria de seguros, los estados que han legalizado el uso de la marihuana recreativa han experimentado un aumento en las reclamaciones de accidentes automovilísticos, con ese aumento que van del 4 al 14 por ciento. Algunos sugieren que los estados que aún no han legalizado la marihuana pueden querer hacer una pausa antes de hacerlo. En otras palabras, el veredicto todavía está en términos de si sí, o no, y cuánto, la legalización de la marihuana puede afectar a la seguridad pública. Un desafío particular para la aplicación de la ley es el desarrollo de una manera de determinar si la capacidad de conducción se ha visto afectada por el uso de la marihuana. La marihuana no se presta a algo tan simple como una prueba de alcohol en sangre, por ejemplo. “Francamente, nunca puede haber un estándar de .08 debido a la forma en que funciona el medicamento”, comentó un investigador. Esto significa que la aplicación de la ley necesitará aún más entrenamiento para poder imponer leyes de conducción en mal estado contra conductores bajo la influencia de la marihuana. Claramente, se necesita más información para entender los efectos potenciales de la marihuana sobre la capacidad de conducir. Sin embargo, hay un consenso de que nunca es una buena idea usar una sustancia perjudicial y luego conducir.

Ya se trate de marihuana, medicamentos recetados o alcohol, conducir cuando se está alterado es un gran problema que no parece estar desapareciendo. En 2015, casi un tercio de todas las muertes relacionadas con el tránsito en los Estados Unidos fueron causadas por conductores con alcohol. En casi un 16 por ciento de todos los accidentes automovilísticos hubo otras drogas que no fueron alcohol (legales e ilegales). Según un informe, en 2015, se detectaron drogas en el 43 por ciento de los conductores que sufrieron lesiones fatales, un porcentaje más alto que los casos de alcohol solo, según el informe. Lo que esto significa es que muchos de los conductores en mal estado de hoy en día están combinando dos o más sustancias, lo que tiene un potencial efecto multiplicativo en el estado del conductor. Teniendo en cuenta lo que sabemos, es toda nuestra responsabilidad mantener nuestras carreteras seguras.

Check Also

BEER, DIABETES AND HYPERTENSION

By: Javier Sánchez Valenzuela “El Cerveciáfilo” I don’t know why doctors and nutritionists disagree. Someone …

Leave a Reply

es_MX
en_US