Home / Education / Cinco conversaciones difíciles que tener antes de que tu hijo se vaya a la universidad

Cinco conversaciones difíciles que tener antes de que tu hijo se vaya a la universidad

-Editorial

El verano está en pleno apogeo, pero pronto será el momento de que tu hijo se vaya a la universidad. Ya sea que estén ingresando a su primer año o regresando como un estudiante de último año, la universidad puede ser un momento aterrador debido a los muchos riesgos que amenazan a los jóvenes de hoy: una epidemia de salud mental sin precedentes, drogas callejeras mortales, abuso de sustancias y adicción… sin mencionar las rigurosas exigencias académicas.

Bueno, aterrador para los padres, eso es. Seamos realistas, es poco probable que tu hijo se concentre en los peligros a los que se enfrenta, dice el activista por el bienestar estudiantil David Magee. Es por eso que depende de los padres iniciar una conversación honesta (y seria) sobre el mundo en el que viven hoy.

“Es posible que tu hijo adolescente o adulto joven no se dé cuenta de que está entrando en una olla a presión de amenazas cuando se va a la universidad”, dice Magee, autor del libro de próxima publicación Things Have Changed: What Every Parent (and Educator) Should Know About the Student Mental Health and Substance Misuse Crisis y del libro premiado Dear William: A Father’s Memoir of Addiction, Recovery, Love, and Loss. “Necesitan saber en lo que se están metiendo… y que no están solos”.

Magee no está sugiriendo que “asustes a tus hijos directamente”. Más bien, quiere que tanto los padres como los hijos se acerquen a la universidad con ojos claros. Después de perder a su hijo William por una sobredosis accidental de drogas y casi perder a otro hijo, Hudson, por una sobredosis en una fiesta de una fraternidad universitaria, aboga por tener conversaciones difíciles desde el principio: pueden salvar vidas. Es por eso que fundó el Instituto William Magee para el Bienestar Estudiantil en la Universidad de Mississippi, que busca comprender la mejor manera de prevenir o romper el ciclo de hábitos y adicciones poco saludables que afectan a tantos estudiantes universitarios, y el Centro William Magee para AOD y Educación para el Bienestar.

Aquí hay cinco charlas difíciles pero necesarias para tener con tus hijos antes de que salgan de tu casa para el año escolar.

Conversación difícil #1: Las pastillas pueden matar. No permitas que tu hijo se vaya a la universidad sin dejarle claro que tomar pastillas falsificadas es, literalmente, jugar con su vida. Hoy en día, las píldoras falsificadas como “Adderall” o “Xanax” pueden mezclarse con veneno para ratas, anticongelante, metanfetamina y, finalmente, fentanilo. Esta droga altamente adictiva ha contribuido a un gran número de sobredosis accidentales de drogas en todo el país. Cuando incluso una “migaja” de fentanilo se convierte en una píldora debido a prácticas de producción rudimentarias, puede matar y lo hace. Anima a tus hijos a mantenerse alejados de estas píldoras mortales.

Conversación difícil #2: La marihuana ya no es tan inofensiva. La marihuana, ahora legal en varios estados, ha sido durante mucho tiempo parte de la cultura estadounidense. Por lo tanto, es natural que tu hijo, y tal vez incluso tú, asuman que es en su mayoría inofensivo. En un momento, eso puede haber sido cierto. Sin embargo, hoy en día, la marihuana callejera es de 300 a 400 por ciento más potente que hace 25 años, y es casi cuatro veces más adictiva.

“Mi hijo escribió entradas en su diario describiendo lo emocionalmente difícil que fue para él separarse de la marihuana”, dice Magee, quien recuerda cómo la droga se apoderó lentamente de la vida de su difunto hijo William. “Porque para él se había convertido en un ritual que empezaba al despertar, continuaba al mediodía y concluía en la noche para poder irse a dormir. Y escucho las mismas cosas de los estudiantes con los que hablo en las escuelas intermedias y en los colegios y universidades. Se convierte en esta parte diaria de su vida que se siente inofensiva. Pero con el tiempo, crece y se apodera de ellos”.

Conversación difícil #3: Verificación de la realidad: el “adicto” de hoy podrías ser TÚ. Todavía existe un profundo estigma en América del Norte contra los usuarios de drogas. Por injusto (y cruel) que sea, muchas personas los ven como ciudadanos de clase baja. Pueden imaginarse a un “traficante de drogas” como un personaje sombrío que vende sustancias en la esquina de la calle. Podríamos imaginarnos a un “adicto” como una persona frágil, con costras y sin dientes. Sin embargo, los traficantes y usuarios de drogas de hoy en día suelen pertenecer a la clase media alta. Muchos son estudiantes universitarios brillantes e inteligentes. Pero el estigma nos impide a todos ver la verdad y obtener ayuda.

Asegúrate de que tus hijos comprendan que pueden convertirse en “adictos” (o “traficantes de drogas”) con demasiada facilidad, especialmente con la abundancia y accesibilidad de las drogas callejeras, las píldoras recetadas y el alcohol en los campus universitarios, insta Magee. No hay vergüenza en tener un problema de abuso de sustancias, pero si lo tienes, es crucial admitirlo (más temprano que tarde) y buscar ayuda.

Conversación difícil #4: En lugar de automedicarte, cultiva la alegría. Con la depresión y la ansiedad en su punto más alto entre los jóvenes, tu hijo puede experimentar algunos problemas de salud mental durante los años universitarios. Y muchos eligen automedicarse con drogas recreativas y alcohol, o incluso el aislamiento, la comida, la televisión o las redes sociales. Explícales a tus hijos que hay formas mucho mejores de crear un bienestar sostenible, dice Magee.

Ayúdalos a reconocer lo que les brinda verdadera alegría y explíqueles que mantener esa alegría significa cuidarse a sí mismos. Todos los estudiantes necesitan una “caja de herramientas” de hábitos, prácticas y mentalidades para ayudarlos a mantener su salud mental, evitar comportamientos peligrosos como el abuso de sustancias y crear el bienestar que anhelan. Algunas herramientas esenciales que les servirán en la universidad y durante toda la vida son:

* Suficiente sueño cada noche (no de vez en cuando). Recuérdele a tu hijo que mantenga su teléfono lejos de la cama para resistir la tentación de enviar mensajes de texto y desplazarse.

* Ejercicio diario, aire fresco y luz solar. Una caminata o carrera diaria envía sangre vigorizante al cerebro y al cuerpo, lo que hace que tu hijo se sienta más vivo y alerta mientras mejora su estado de ánimo.

* Uso intencional de las redes sociales. No hay nada de malo en usar las redes sociales, pero no es saludable estar en línea las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Aconséjale a tu hijo que controle sus niveles de estrés y ansiedad (presta atención a los sentimientos de nerviosismo o inferioridad) y conocer cuándo tomar un descanso o detenerse por completo.

Conversación difícil n.º 5: No hay que avergonzarse de obtener ayuda. De hecho, es vital. Enfatiza que, si tu hijo necesita algún tipo de asesoramiento, terapia o tratamiento, está bien que busque ayuda. Nadie debería tener que luchar solo con la ansiedad, la depresión, los problemas de imagen corporal, el trastorno por abuso de sustancias o cualquier otro problema que amenace su bienestar. Ayuda a tu hijo a localizar opciones de asesoramiento y otros recursos cuando llegue a su campus universitario para que pueda encontrarlos rápidamente si es necesario. Y manténgase en estrecho contacto con su hijo durante todo el semestre. Tener llamadas telefónicas frecuentes, visitas y conversaciones con muchas preguntas abiertas son excelentes maneras de conectarse y también le brindan la oportunidad de notar si tu hijo necesita apoyo adicional.

Finalmente, recuérdele a tu hijo que no está solo, incluso cuando está en la escuela. Los padres, los educadores y las comunidades están reconociendo el complejo conjunto de problemas que enfrentan nuestros jóvenes, y muchos están trabajando en soluciones. Esta es la razón por la que Magee fundó el Instituto William Magee para el Bienestar Estudiantil en la Universidad de Mississippi y The Mayo Lab Podcast con David Magee, disponible en https://themayolab.com y en las plataformas de podcasts de Apple y Spotify. Estos recursos apoyan a los estudiantes y brindan respuestas para padres y educadores.

“No pienses en estas conversaciones difíciles como conferencias abiertas y cerradas, sino como el comienzo de un diálogo continuo”, concluye Magee.  “Tú puedes estar guiando la conversación, pero tu hijo debe absolutamente compartir, dar sus pensamientos y comentarios, y aceptar las soluciones”.

Check Also

Soles Travel to Chihuahua for Preseason Games

-Editorial To continue their preparation for the 2024 season of the LNBP (Mexican National Basketball …

Leave a Reply

es_MX
en_US