Home / LATEST NEWS / Amor en la Frontera: Kayla y Vidal

Amor en la Frontera: Kayla y Vidal

-Editorial

Para la iniciativa ‘Detén el Odio’ de California

La historia de Kayla Kirby y Vidal Ramírez es una de amor y amistad. Es un relato de amor que une un abismo entre personas que provienen de diferentes culturas, hablan diferentes idiomas, quienes son originarios de diferentes naciones y son un testimonio de la compatibilidad racial y cultural.

Kayla Kirby, anglosajona, creció en New Roads, Louisiana, pero se mudó al Valle Imperial cuando su padre transfirió su empleo a la Base Naval Aérea en El Centro, California, en agosto de 2012, justo antes de su segundo año de preparatoria. La reubicación significaba que experimentaría la vida en un estado que no conocía y donde no tenía amigos.  Eso pronto cambió cuando se acostumbró a su nuevo entorno.

Algunos dicen que el Valle Imperial, California está en medio de la nada. Pero, en realidad, colinda con México y está a horas de distancia de las grandes ciudades de California y Arizona. El Valle Imperial tiene una población latina relativamente grande: 83 por ciento. En comparación, el 33 por ciento en San Diego y total porcentaje de latinos en California: 39 por ciento. Dada esta mezcla de población y su proximidad a la frontera con México, el 27 por ciento de la población del Condado de Imperial habla inglés limitado.

“Mi primera impresión del Valle es probablemente obvia… ¡hace calor! Pero estaba emocionada de ir a una nueva escuela. Fue un poco como un choque cultural, pero eso no duró mucho”, dijo Kirby.

Kirby admite que el español fue un reto al principio, pero cuanto más se involucraba en la comunidad y en los eventos escolares, más comprendía y se convertía en parte de ella.  Conoció a Vidal Ramírez, un mexicoamericano, en la clase de inglés de décimo grado y se hicieron amigos.

Los dos se unieron al club de baile latino y Kirby recuerda haber participado dos veces en la feria del condado. “Durante una de nuestras presentaciones, olvidé por completo el siguiente paso de baile y comencé a enloquecer.  Pero él me calmó y me mantuvo bailando sin parecer un idiota”.

Empezaron a salir poco después.

Kirby describe su relación con Ramírez como esa actuación. “A menudo estoy dando vueltas entre la locura de mi trabajo, mi familia, ser madre y mi educación… pero de alguna manera él me ayuda a seguir adelante y mantener todo en orden.  Él se asegura de que siga bailando”, dijo.

La carrera personal y profesional de Kirby se formó en el Condado Imperial cuando encontró empleo como gerente de oficina, reportera y editora de un periódico local donde pudo ganar premios de periodismo con su equipo. Kirby actualmente trabaja en la Cámara de Comercio Regional del Condado de Imperial.

Ramírez y su padre son dueños de un negocio de herrería y soldadura llamado D’Marcos Fence and Ironworks. La joven pareja millennial ha podido combinar y crear una carrera exitosa unidos y representar lo que significa la frase “objetivos de pareja” al combinar dos culturas diferentes y contribuir a hacer de su comunidad un mejor lugar para vivir.

Kirby y su esposo asistieron al Colegio del Valle Imperial y planeaban transferirse juntos al Columbia College. Ambos eran estudiantes de administración de empresas, pero ella se atrasó un poco después de dar a luz. Sin embargo, todavía planean transferirse juntos y continuar su educación.

Tienen una hija, Elodie Genevieve Ramírez.

“No hablo español con fluidez, pero hablo lo suficiente para salir adelante.  Estoy tomando una clase de español en este momento, ya que mi hija es bilingüe. Quiero que crezca completamente inmersa en su cultura”, dijo Kirby. El primer y segundo nombre de su hija son franceses por origen.

“Su apellido es Ramírez, como mi esposo. Fue criada en la cultura del Condado Imperial y Mexicali. Pasa mucho tiempo con mi suegro en Mexicali”, dijo Kirby. “Elodie aprenderá a cocinar conmigo y con mi suegra. Hacemos tortillas caseras, pozole verde y muchos otros platillos que he aprendido de mi suegra y mi abuela política”, dijo.

Ella admite tener una barrera del idioma con su abuelo político, pero él le enseñó palabras y frases en español y ella le enseñó palabras y frases en inglés.

Kirby dijo que si bien sus suegros fueron muy acogedores (su suegro la entregó en su boda), la diferencia cultural fue un poco difícil para sus suegros.  “Siempre fui muy directa y eso me pareció grosero cuando estaba conociendo a mis suegros”, dijo. Le tomó un tiempo darse cuenta de que ellos creían que estaba enojada, pero Ramírez logró actuar como intermediario y explicar las diferencias culturales. “Él nos ayudó a todos a estar de acuerdo. No siento que me costó tanto mezclarme con su familia porque él es maravilloso… ayudándome a entender la cultura que queremos que tenga nuestra hija”.

Casarse con una familia mexicana significó que tuvo la oportunidad de cruzar a la ciudad de Mexicali, Baja California, México. Vivir en una comunidad transfronteriza donde las personas visitan a su familia y hacen negocios, algo que no muchos en el mundo pueden experimentar.

“Queremos criarla con ambos antecedentes en mente, que no vea a uno como más importante que el otro, que coma tamales y jambalaya. Que adopte eventos tradicionales como Mardi Gras y El Grito. Que se sienta conectada con la gente de su país y de donde proviene una gran parte de su herencia”, comentó el esposo de Kirby, Vidal Ramírez. “La mayor fortaleza que hemos experimentado culturalmente es aprender cuán similares somos en lugar de cuán diferentes podemos ser, nuestras costumbres, nuestra comida e incluso nuestro mitos y cuentos fantásticos. Hemos encontrado mucho en común con pequeñas diferencias, como comparar Jambalaya con Paella. Esperamos que nuestros niños aprendan esta fortaleza, que nos unen más cosas que las que nos diferencian de otras culturas”.

Vidal y Kayla quieren criar a su hija bilingüe por lo que pasa mucho tiempo con su abuelo paterno quien la lleva a las ferias y festivales de Mexicali.

“Me encanta estar expuesta al arte y la cultura en esta área.  La comida es fenomenal. Cocino más como mi suegra que como mi familia en Luisiana”, dijo Kirby.

Visitan a la familia de Kirby una o dos veces al año para que su hija pueda aprender sobre la cultura de Luisiana. “Todavía cocino algunos platos sureños.  A medida que crezca nuestra hija, esperamos enseñarle sobre la cultura de sus dos familias”, dijo Kirby.

Kirby y Ramírez viven sus vidas como propietarios de su casa y profesionales y disfrutan de lo mejor de dos culturas. El amor que encontraron se ha fortalecido mutuamente y ha añadido un toque multicultural muy especial a sus vidas.

Check Also

Supervisors Renew Mental Health Partnership with Brawley Schools

-Editorial The Imperial County Board of Supervisors approved a three-year renewal of the Memorandum of …

Leave a Reply

es_MX
en_US