Home / BINATIONAL / ALTO al racismo y al abuso del poder

ALTO al racismo y al abuso del poder

Por: Terry Ahtziry Cárdenas Banda, abogada altruista y catedrática.

Los derechos humanos han sido reconocidos gracias al proceso sociohistórico que ha ido evolucionando y creciendo en razón a las demandas de transformar las condiciones políticas, económicas, sociales y culturales en diferentes épocas. Nuestra actualidad vive latente este proceso social toda vez que violaciones a los derechos humanos siguen ocurriendo, por ello nuestra sociedad se ha levantado a demandar cambios estructurales en todos los entes tanto sociales, políticos, económicos y culturales para generar un verdadero cambio de inclusión a todos los seres humanos sin distinción por causa alguna.

Los derechos humanos son una aspiración universal inherente a la dignidad humana, es tarea de los Estados respetar, proteger, garantizar y promover los derechos humanos para todas las personas. En un mundo ideal, todas las personas deben tener no sólo los mismos derechos, sino la posibilidad real de ejercerlos en igualdad de condiciones y oportunidades, sin distinción por causa alguna, mucho menos por aquellos motivos propios de la esencia humana, la cual hace a cada persona ser quien es. Sin embargo, la realidad es que todos los días el ser humano enfrenta la desigualdad.

Por su parte, otra realidad inherente que vivimos es el abuso del poder por parte de las autoridades encargadas de respetar, proteger, garantizar y promover nuestros derechos humanos, debo dejar claro que no todas las personas ni todas las autoridades son parte activa de la violación de derechos humanos a los diferentes grupos sociales, sin embargo, si es responsabilidad de todos actuar ante situaciones violatorias de derechos desde nuestra propia trinchera.

El abuso de autoridad es un delito tipificado por el código penal mexicano, asimismo, las leyes estadounidenses también cuentan con mecanismos para sancionar a las autoridades o servidores públicos que fomenten estas acciones. Con el abuso del poder se genera la violencia institucional, misma que deriva de la fuerza coercitiva y punitiva que el Estado otorga a sí mismo, en base a esto el sistema resulta una estructura de dominación enraizada por medio de la violencia y el miedo. La realidad actual es que las prácticas de abuso de poder resultan funcionales y contribuyen paradójicamente en la réplica de violencia institucional.

La realidad es que tanto en México como en Estados Unidos de América se viven acciones de abuso del poder que deben erradicarse, es tiempo de no solo reclamar sino actuar, demandar un cambio verdadero a través de reformas, de cambios estructurales gubernamentales, cambios sociales, capacitación en sentido también primordial.

Los grupos en situación de vulnerabilidad son aquéllos que, debido al menosprecio generalizado por alguna condición específica que comparten, un prejuicio social erigido en torno a ellos, o por una situación histórica de opresión o injusticia, se ven afectados sistemáticamente en el disfrute y ejercicio de sus derechos humanos. En suma, la vulnerabilidad es una situación de desventaja, ya que toda persona o grupo de personas en esa condición, quedan injustamente en riesgo de sufrir discriminación o la grave violación de sus derechos humanos. Si se trabajara por una verdadera igualdad, se lograría disminuir las condiciones materiales que sujetan a las personas a vulnerabilidad; además, se acabaría con los estereotipos que someten a la identidad a criterios de aceptación que, por sí mismos, son contrarios a la dignidad humana. (Fuente: Comisión Nacional de Derechos Humanos de México—CNDH)

Las personas afrodescendientes son personas descendientes de mujeres y hombres africanos que llegaron a América, este grupo ha sido prejuiciado y estigmatizado por su apariencia física, lenguaje, cultura y tradiciones, de manera que se les excluye de la vida en sociedad y, sobre todo, de la posibilidad de ejercer sus derechos y participar con el resto de la sociedad nacional. Dicha discriminación se da en ambos lados de la frontera tanto en México como en Estados Unidos de América.

Desgraciadamente las personas afrodescendientes son un grupo en situación de vulnerabilidad toda vez que sufren de menosprecio generalizado por su apariencia física lo cuál genera que se vean afectados sistemáticamente en el disfrute y ejercicio de sus derechos humanos. Los Estados a través de sus entes de gobierno y funcionarios públicos tiene la función primordial de reconocer, respetar, garantizar y promover los derechos humanos de todos los seres humanos sin distinción de raza, edad, sexo, nacionalidad, grupo étnico, entre otros, por ello, es tarea de las autoridades respetar y proteger a las personas afrodescendientes ni realizar ninguna acción discriminatoria contra ellos.

Que no nos de miedo decirlo vivimos en una sociedad racista de ambos lados de la frontera tal vez no se delimita solo a cuestiones del color de piel, sin embargo, aceptamos actuaciones discriminatorias o más bien no alzamos la voz cuando vemos que estas suceden.

Resulta indignante que, a estas épocas, con grandes avances históricos, políticos, sociales, culturales, científicos, entre otros, sigamos viviendo en una cultura opresora que denigra ciertos grupos sociales, en especial a las personas afroamericanas. Reconozco su historia, su lucha, no puedo decir que entiendo lo que viven ya que es una realidad que solo ellos alcanzan a comprender toda su extensión, sin embargo, estoy con ellos y me uno a su reclamo de que estas situaciones de desigualdad social deben de terminar. El racismo debe termina, el abuso del poder debe ser suprimido, las acciones denigrantes, violentas y ofensivas deben terminar.

Es increíble como al estar viviendo una situación tan critica como lo es la propagación del virus COVID-19, mismo que no hace distinción alguna y ataca a todos, sigamos viviendo en una sociedad que su propio gobierno violenta los derechos humanos y no los respeta, ni los promueve, ni los garantiza, ni mucho menos los protege. El COVID-19 fue un llamado a la humanidad de trabajar todos juntos por el bien común, que para salir de este problema necesitamos hacer conciencia social y trabajar todos juntos desde nuestra trinchera para terminar con el, sin embargo, ni con este virus hemos logrado la unión y el respeto a todos los seres humanos sin distinción por causa alguna.

Tal como lo propone la CNDH debemos trabajar por una verdadera igualdad, para lograr disminuir las condiciones materiales que sujetan a las personas a vulnerabilidad; además, de esta forma acabaríamos con los estereotipos que someten a la identidad a criterios de aceptación que, por sí mismos, son contrarios a la dignidad humana.

El artículo primero de la Declaración Universal de Derechos Humanos establece: “todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos, y dotados como están en razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”. Este antecedente fue reconocido por la mayoría de los Estados desde 1948 y claramente nos denota que todo ser humano nace libre e igual en dignidad y derechos, aunado nos indica a los seres humanos que debemos comportarnos de manera fraternal los unos con los otros. En ese sentido, esto es un llamado: ALTO AL RACISMO, ALTO AL ABUSO DEL PODER, ALTO A LA DISCRIMINACIÓN, ALTO A LA VIOLENCIA.

Es tiempo de aprender a vivir y ver a todos por igual sin distinción por causa alguna, todos gozamos de los mismos derechos, podemos alcanzar las mismas capacidades y creo fielmente que con el trabajo de todos podemos lograr una sociedad incluyente, que no tolere ningún tipo de discriminación en ambos lados de la frontera, pero es tarea de todos, de cada ser humano no solamente de aquellos grupos que viven en situación de vulnerabilidad. Por ello, te exhorto a que veas a todos por igual, alces la voz si vives o vez algún tipo de discriminación y sobretodo desde tu trinchera contribuye en lo que puedas. Existen diferentes maneras de contribuir desde tu propia trinchera, tal como educándote en la materia, alzando la voz, siendo solidario, reconociendo conductas no aceptadas y cambiándolas, entre otras acciones que cada uno puede realizar desde su propia condición humana.

Check Also

European Super League Idea Is Being Considered Again

-Editorial The biggest clubs in the world are in talks to create a “European Premier …

Leave a Reply

es_MX
en_US