Home » Opinion » California Necesita Un Partido Republicano Más Fuerte

California Necesita Un Partido Republicano Más Fuerte

Por: Mario Conde, Reportero

Los resultados de las elecciones deberían ya haber sido certificados por todos los condados de California en este momento. Como muestran los resultados, los Republicanos se han reducido a una minoría en la que la voz de la oposición hacia el control del Partido Demócrata en California será casi inexistente.

Fue decisión del pueblo favorecer a Gavin Newsom como el nuevo gobernador y hacer que la Asamblea Estatal y el Senado Estatal de California sean controlados en una mayoría absoluta. El liderazgo del Partido Republicano en California dejo de luchar por California y ahora está en su punto más bajo en años.

Eche un vistazo a cuántos miembros del Partido Republicano representarán al estado en 2019 en el Congreso de Estados Unidos. Sólo ocho de ellos.

La delegación de los ocho miembros del Congreso de California será Kevin McCarthy, Doug LaMalfa, Tom McClintock, Paul Cook, David Valadao, Devin Nunes, Ken Calvert y Duncan D. Hunter.

En los próximos dos años, los demócratas tendrán 29 de los 40 escaños del Senado del Estado, dos más para los dos tercios de la mayoría que necesitan para aumentar los impuestos, suspender las normas legislativas y anular los vetos sin los votos republicanos. Los demócratas tendrán una mayoría de tres cuartos en la Asamblea, ganando 60 de los 80 escaños disponibles.

Parte de la razón por la que los demócratas ahora tienen este control es por la primaria abierta, en la que los dos candidatos con mayor número de votos avanzan a las elecciones generales independientemente de su afiliación política. En 2011, el estado adoptó la Proposición 14 a “primaria abierta modificada”. Los ciudadanos independientes pueden votar por cualquier candidato, y los dos candidatos principales, independientemente del partido, avanzarán a la elección general. La elección presidencial está exenta de este método de votación, ya que es un concurso para delegados en lugar de una elección directa para un cargo. En las últimas dos elecciones, la contienda por el Senado de los Estados Unidos de California ha sido disputada con dos demócratas en las elecciones generales, una vez más, dejando a la voz republicana fuera de la contienda y dejando al pueblo sin una alternativa.

Otro factor en juego es la composición del Distrito que favorece a los demócratas especialmente en el sur de California. En el Distrito 51º del Congreso, Juan Vargas ganó el 70 por ciento de los votos en todo el distrito sin hacer campaña en comparación con su retador republicano que visitaba el Valle Imperial cada semana y coloco sus carteles de campaña en cada esquina. En un universo alterno, Juan Hidalgo habría sido elegido al congreso por su trabajo en la campaña, pero la composición del distrito está formada por demócratas, lo que dificulta, o incluso imposibilita, que un republicano gane a pesar de tener un titular que nunca visita a sus constituyentes.

Independientemente de la afiliación que uno tenga, tener un Partido Republicano débil no es saludable para California ya que esto podría significar que el gobernador entrante y su legislatura democrática tendrán un “cheque en blanco” sin alguien que pueda contrarrestar y debatir leyes que podrían afectar negativamente al ciudadano común o dueños de negocios.

Ahora, la mayoría de ustedes que lean esto podrían asociar el Partido Republicano con Donald Trump y ver el partido como algo ente maligno. Ese no es el caso. El Partido Republicano ha sido tradicionalmente el partido de gobierno limitado y menos impuestos. Cuando el nuevo gobernador tome posesión con su legislatura de súper mayoría, ¿cómo pueden los ciudadanos de California estar seguros de que no abusarán de su poder cuando se trate de aumentar los impuestos, la inmigración, el medio ambiente, las regulaciones y los gastos excesivos? Toda democracia debe tener su equilibrio de poder y California no lo tiene.

La falta de oposición en Sacramento será perjudicial ya que habrá una voz pequeña y con poca influencia. El Partido Republicano de California necesita reorganizarse y fortalecerse para que la gente de California pueda escuchar una nueva plataforma de ideas y hacer que ambos partidos trabajen por el mejor interés de California y exigir más responsabilidad al Gobernador.

Leave a Reply

es_MX
en_US