Home » LEGAL » Los Consulados de Frontera

Los Consulados de Frontera

Por: Mario Beltrán Mainero

Cónsul para Asuntos Comunitarios y Políticos en el Consulado de México en Caléxico

México tiene 50 consulados en Estados Unidos, además de una Sección Consular en la Embajada en Washington, D.C. De estas 51 oficinas consulares (que representan la red consular más grande de un país en otro) 12 se encuentran en la zona fronteriza México-Estados Unidos.

Estos consulados son especialmente importantes por una razón muy específica: son los encargados de verificar que las repatriaciones de los mexicanos que las autoridades migratorias estadounidenses devuelven a México a través de la frontera se lleven a cabo de forma segura y con respeto a los derechos humanos de los migrantes.

Pero, además del tema migratorio, que ahora también involucra una supervisión de los retornos de migrantes extranjeros—particularmente de Centroamérica—a México para esperar el desarrollo de sus procesos de asilo en las cortes migratorias de Estados Unidos, los consulados de frontera tienen otra particularidad: atienden regiones que son naturalmente binacionales.

Debido a la proximidad geográfica y a la conformación histórica de los territorios fronterizos, la franja sur de los Estados Unidos cuenta con poblaciones que tienen un alto porcentaje de origen mexicano. Muchos de los residentes de estas zonas, aunque ya se encuentran plenamente asimilados en sus distintas comunidades, buscan los servicios de los consulados mexicanos. Ya sea para obtener documentos como el pasaporte, para participar en eventos culturales o hasta para obtener becas del Gobierno de México, estas personas se benefician de la intensa labor de los consulados de frontera.

Además, los consulados fronterizos tienen una misión especial: funcionar como vínculo entre las poblaciones de los dos lados de la línea divisoria. Esto, por ejemplo, es particularmente evidente en la muy dinámica región Cali-Baja. Los consulados de México en San Diego y en Caléxico no sólo se concentran en proveer servicios a las comunidades mexicanas que viven dentro de sus circunscripciones en los Estados Unidos, sino que también trabajan como enlace entre actores políticos, económicos, sociales y culturales de Tijuana-San Diego y Mexicali-Condado de Imperial, respectivamente.

Los consulados de frontera participan, mediante sus buenos oficios y la diplomacia local, en la búsqueda de soluciones conjuntas a problemas compartidos. Estos problemas están relacionados con diversos temas como la salud, el medio ambiente, la seguridad o el desarrollo de infraestructura para mejorar el tráfico transfronterizo. Estas cuestiones trascienden fronteras y necesitan para su resolución de la cooperación binacional. Es aquí donde los consulados de frontera tienen una función muy importante al facilitar el diálogo entre actores clave de ambos países.

Por otro lado, los consulados de frontera también se benefician de la realidad académica y cultural que existe del lado mexicano. En el caso del Consulado de México en Caléxico, el tener como vecina a la ciudad de Mexicali es muy afortunado. Contar con el apoyo de instituciones de primer nivel como la Universidad Autónoma de Baja California, así como de diversas otras de carácter privado, permite presentar a la comunidad del Valle Imperial una gran oferta de actividades académicas y culturales que no se encuentran del lado estadounidense. Esto fortalece el vínculo con México de los migrantes de origen mexicano y posibilita mostrar las riquezas de nuestro país a las poblaciones estadounidenses.

México tiene una política consular reconocida internacionalmente. Los consulados de frontera son una parte fundamental de ese esfuerzo.

Leave a Reply

es_MX
en_US