Home » POLITICS » El Condado Imperial declara un estado de emergencia local debido a la descarga de aguas residuales en Rio Nuevo

El Condado Imperial declara un estado de emergencia local debido a la descarga de aguas residuales en Rio Nuevo

Por: Mario Conde, Reportero

Supervisores del Condado Imperial dejaran la diplomacia aun lado y exigen a líderes estatales y federales a tomar acción sobre la crisis en el Rio Nuevo.

Los Supervisores se reunieron en sesión ordinaria para aprobar esta declaración que solicitará al gobierno federal y estatal que tomen medidas de inmediato sobre este tema.

El Condado de Imperial está extremadamente preocupado con respecto a las condiciones de peligro extremo para la salud, la seguridad y el bienestar de la persona y la propiedad que han surgido dentro del Condado, causadas por los desvíos de aguas residuales y otros contaminantes nocivos, originarios de México, hacia el Rio Nuevo. Durante casi 75 años, funcionarios del Condado de Imperial han estado pidiendo ayuda de las agencias reguladoras federales para mitigar los altos niveles de bacterias y otros contaminantes potencialmente causantes de enfermedades en el río.

Estas derivaciones exponen a los residentes, trabajadores y visitantes del Condado a sustancias tóxicas y patógenos, que incluyen, entre otros, Salmonela, E. coli, Streptococcus y hepatitis.  Las muestras de coniformes fecales tomadas del Río Nuevo han excedido la mayoría de 160,000 y la gravedad de estas derivaciones, y a partir de octubre, no hay un plan de acción de la Comisión Internacional de Límites y Aguas para abordar esta crisis.

La Oficina de Emergencia del Condado es consciente de que esto es un peligro para la vida humana y es una crisis más allá del control del condado local.

Rebecca Terrazas-Baxter, Asuntos Intergubernamentales del Condado, dijo que el condado ha intensificado sus esfuerzos al recurrir a agencias federales y estatales para abordar este asunto.

Entre esos esfuerzos incluye varios viajes de promoción a lo largo de los años a Washington, D.C. para abogar por la asistencia con la restauración del Río Nuevo;  apoyando la legislación propuesta que establecería un programa federal dentro de la Agencia de Protección al Ambiente para coordinar las actividades de restauración;  adoptando una resolución que insta al gobierno federal a tomar medidas decisivas para eliminar los desvíos de aguas residuales sin tratar de Mexicali al Río Nuevo, enviando copias certificadas a las agencias reguladoras federales y estatales, incluida la Comisión Internacional de Aguas Fronterizas;  adoptar un memorando de entendimiento con la Ciudad de Calexico y el IID para proporcionar conjuntamente los costos continuos de operación y mantenimiento del Proyecto de Mejoramiento del Río Nuevo; y asistir a las reuniones del Comité Técnico Binacional de Rio Nuevo en Mexicali.

Se envió una carta al gobernador Gavin Newsom solicitando su liderazgo para trabajar con el Condado para abordar los problemas de contaminación transfronteriza en el Río Nuevo, como lo está haciendo su administración en el Condado de San Diego con el Río Tijuana.

“Ya no podemos esperar pacientemente y preguntar amablemente, debemos exigir acciones y hacer que todos comprendan el riesgo crítico y crónico que nuestros residentes enfrentan diariamente a través de esta declaración de emergencia local,” dijo Terrazas-Baxter.

Jeff Lamoure, Director Adjunto del Departamento de Salud del Condado de Imperial, dijo que se debe adoptar una nueva orden que cumpla con la Ley de Agua Limpia, tal como se adoptó en las regulaciones de California con acciones a los que no cumplan.

Agregó que otra de las demandas que el condado está pidiendo a la Comisión Internacional de Aguas Fronterizas es tener un protocolo de prueba estandarizado, una mejor adherencia a ese protocolo, y financiamiento para apoyar el programa de prueba de agua del Condado Imperial.

El Supervisor del Distrito 5, Ray Castillo, lamentó que lo que el condado ha hecho en Washington DC haya caído en oídos sordos.

El supervisor Michael Kelley estuvo de acuerdo: “Si el Río Nuevo y el Mar Salton estuvieran en el norte de California, se habrían resuelto hace mucho tiempo,”

“Ser diplomáticos no nos ha llevado a ninguna parte.  Los residentes de Calexico y Brawley viven en los Estados Unidos merecen agua limpia,” afirmó Escobar.

Leave a Reply

es_MX
en_US