Home » BUSINESS » Iniciando un Negocio con Poco Dinero

Iniciando un Negocio con Poco Dinero

Estás emocionado de comenzar un negocio. Quizás tengas una idea, o simplemente te fascina la idea de lanzar y hacer crecer tu propia empresa. Estás dispuesto a correr algunos riesgos, como a dejar tu trabajo actual o quedarte sin ingresos personales por un tiempo. Pero hay un obstáculo logístico presente: no tienes mucho dinero.

Superficialmente, esto parece ser un problema importante, pero la falta de capital personal no debería impedir que persigas tus sueños. De hecho, es completamente posible comenzar y hacer crecer un negocio sin casi ninguna inversión financiera personal, si sabes lo que estás haciendo.

Por qué una empresa necesita dinero

Primero, veamos por qué una empresa necesita dinero en primera instancia. No hay un monto uniforme de “inicio” para construir un negocio, por lo que diferentes empresas tendrán diferentes necesidades. Es importante estimar primero cuánto necesita antes de comenzar a buscar métodos alternativos para financiar tu empresa.

Considera los siguientes usos:

  • Licencias y permisos. Dependiendo de tu región, es posible que necesites documentación especial y registro para operar.
  • Suministros. ¿Estás comprando materias primas? ¿Necesitas computadoras y / u otros dispositivos?
  • Equipo. ¿Necesitas maquinaria o software especializado?
  • Espacio de oficina. Este es un gasto enorme, y no puedes descuidar cosas como los costos de Internet y los servicios públicos.
  • Asociaciones, suscripciones, membresías. ¿A qué publicaciones y afiliaciones te suscribirás por mes?
  • Los gastos de explotación. Excava en los rincones y grietas aquí, y no te olvides de la comercialización.
  • Honorarios legales. ¿Consulta a un abogado durante todo el proceso de desarrollo de su negocio?
  • Empleados y contratistas. Si no puedes hacerlo solo, necesitarás personas en tu nómina.

Dicho esto, tienes dos caminos principales para comenzar un negocio con menos dinero: reducir tus costos o aumentar tu capital disponible de fuentes externas. Tienes tres opciones aquí:

Opción uno: reduce tus necesidades

Tu primera opción es cambiar tu modelo de negocio para exigir menos necesidades, tal como se menciona anteriormente. Por ejemplo, si planeabas comenzar una empresa de entrenadores personales, podrías reducir tus gastos de “empleado” al ser el único empleado desde el principio. A menos que necesites espacio de oficina, puedes trabajar desde casa. Incluso puedes hacer la tarea para encontrar fuentes de suministros más baratos, o cortar líneas de productos completos que son demasiado caros para producir desde el principio.

Sin embargo, hay algunos gastos que no podrás evitar. Las licencias y los honorarios legales te retrasarán, incluso si reduces el gasto en todo lo demás. Según el SBA, muchas microempresas comienzan con menos de 3,000 dólares, y las franquicias con base en el hogar pueden comenzar por tan solo $1,000.

Opción dos: Impulsar tu negocio

Esta es la segunda opción que invoca la idea de un período de “calentamiento” para tu negocio. En lugar de ir directamente al modo de negocios en toda regla, comenzarás con lo básico. Puedes lanzar un blog y un servicio de nicho, reduciendo tu alcance, tu audiencia y tus ganancias, para tener una ventaja inicial. Si puedes comenzar como un trabajador por cuenta propia, evitarás algunos de los mayores costos iniciales (y también disfrutarás de una situación impositiva más simple). Una vez que comienzas a obtener algunos ingresos, puedes invertir en ti mismo y construir el negocio que imaginaste pieza por pieza, en lugar de hacerlo de una sola vez desde el principio.

Opción tres: subcontratar

Tu tercera opción tiene que ver con obtener fondos de fuentes externas. Cubriré el mundo de los fondos para start-ups (Iniciadores de negocios) en varias piezas diferentes, por lo que no entraré en detalles, pero sé que hay muchas maneras posibles de reunir capital, incluso si no cuentas con una cantidad fuerte en tu bolsillo. Aquí hay algunas fuentes potenciales para ti:

  • Amigos y familia. No descartes la posibilidad de obtener ayuda de amigos y familiares, incluso si tienes que juntar el capital de varias fuentes.
  • Inversionistas ángel. Los inversionistas ángel son personas adineradas que respaldan las ideas comerciales al principio de su generación. Por lo general, invierten a cambio de la propiedad parcial de la empresa, lo cual es un sacrificio que vale la pena considerar.
  • Capitalistas de riesgo. Los capitalistas de riesgo son como inversionistas ángel, pero generalmente son asociaciones u organizaciones y tienden a explorar negocios que ya existen.
  • Financiamiento colectivo. Es popular por una razón: con una buena idea y suficiente trabajo, puedes atraer fondos para cualquier cosa.
  • Donaciones y préstamos del gobierno. La Administración de Pequeñas Empresas SBA (y una serie de agencias gubernamentales estatales y locales) existen únicamente para ayudar a las pequeñas empresas a crecer. Muchos ofrecen préstamos y subvenciones para ayudarte a comenzar.
  • Préstamos bancarios.

Siempre puedes abrir una línea de crédito con el banco si tu crédito está en regla. Con una o más de estas tres opciones, deberías poder reducir tu inversión financiera personal a casi nada. Es posible que tengas que hacer otros sacrificios, como comenzar con socios pequeños, complacientes o adquirir deudas, pero si crees en tu negocio, ninguna de estas pérdidas debe interponerse en tu camino. El capital es un obstáculo importante que superar, pero no te equivoques: se puede superar.

Please follow and like us:

Leave a Reply

es_MX
en_US