Home » LEGAL » Leyes de Violencia Doméstica Injustas en California

Leyes de Violencia Doméstica Injustas en California

-Editorial

Dicen que detrás de cada caso de Violencia Doméstica siempre hay algo escondido o una historia real. Pero en este tipo de casos, ¿cómo puede un fiscal saber la verdad, la verdad real? ¿El sistema legal está preparado lo suficiente para descubrir la verdad? ¿Tienen los medios o la voluntad de averiguarlo? ¿Están trabajando realmente en beneficio de las familias o es un sistema legal sin funcionar e injusto que trabaja para la destrucción de las personas y las familias? Haz una suposición rápida.

Alan se separó de su esposa con la que estuvo casado durante casi dos años. Al comienzo de la relación, todo parecía ser normal. Se sintió muy atraído por ella y ella sintió lo mismo, cada uno de ellos se había divorciado antes, pero esta vez ambos pensaban que sería diferente. Entonces, pasó un año y Tina comenzó a actuar de forma extraña. Ella comenzó a mostrar serias conductas de celos y un comportamiento obsesivo-compulsivo. Estaba celosa de casi cualquier mujer alrededor de Alan, incluso su propia familia, primas o compañeras de trabajo. Alan rentaba una casa y Tina siempre acosaba a los inquilinos con diferentes excusas, solo por el hecho de sentir algún tipo de posesión sobre la propiedad. Sus inseguridades se volvieron más fuertes con el tiempo y ahora ella se convirtió en una pesadilla en la vida de Alan, haciéndolo incluso perder muchas amistades valiosas de años.

Entonces, un día, Alan decidió separarse y comenzar el divorcio de Tina. Estaba cansado de todos los escándalos y acciones negativas que ella mostraba hacia sus amigos en público y en privado. Él quería vivir una vida en paz ahora. Entonces decide separarse. Como agente de la patrulla fronteriza con más de 30 años de servicio, trabaja diferentes turnos y largas horas, por lo que generalmente llega a casa cansado e intenta relajarse pasando un rato con un amigo o simplemente viendo películas en su ahora “departamento de soltero”, pero repentinamente y para su sorpresa, una noche Tina enloqueció, ella había salido con una amiga y después de unos tragos decidió buscar a Alan en su departamento, pensando que podrían pasar una noche apasionada y regresar.

Ella toca a su puerta y nadie responde, pero pudo ver su auto estacionado afuera de su apartamento, por lo que asume que está durmiendo con otra mujer y es el motivo de que no responda, por lo que ahora se enoja mucho y busca venganza. Tina es conocida por ser una gran alborotadora, pero Alan no es violento, es una persona muy amistosa y tiene amistad desde hace mucho tiempo con muchas personas quienes lo conocen muy bien y que han estado decepcionados de que se haya casado con alguien como Tina, “la problemática”. Nunca ha estado involucrado en ninguna situación de violencia doméstica con ninguna de sus parejas anteriores, pero ahora, desde el interior de su departamento, escuchó a la policía llamando a su puerta, pidiéndole que la abriera de inmediato. Tan pronto como abre la puerta, lo esposan y lo llevan a la cárcel del condado donde pasó la noche después de que su esposa llamara a la policía con falsas acusaciones, aprovechándose del sistema legal disfuncional y para hacerle aprender una lección por no haberle abierto la puerta ya que, tal vez, estaba con otra mujer.

Después de esto Alan es acusado de un cargo menor de violencia doméstica, pierde la mitad de sus horas de trabajo y le quitan la pistola que usa como agente de la patrulla fronteriza, ahora tiene que contratar a un abogado para que retire los cargos a fin de evitar la pérdida de su trabajo y gasta un mínimo de 10,000 dólares, va a juicio, inseguro y confundido por no saber cuál será su futuro. Entonces regresa con Tina y hace todo lo que ella quiere.

Las Leyes de Violencia Doméstica se aplican injustamente donde se divide a las familias y se castiga tanto a los inocentes como a los delincuentes. Nadie debería poder acusar falsamente a nadie y ningún sistema de justicia debería reforzar esta clase de conducta. Una condena puede separar a las familias y, en muchas situaciones, es completamente innecesaria. Además, una investigación muestra que enviar a las personas a la cárcel por estos delitos no ayuda a frenar los actos futuros. En los casos en que realmente ocurrió un incidente, los argumentos pueden convertirse rápidamente en gritos, lo que puede hacer que alguien llame a la policía fácilmente para acusar a alguien principalmente a sus seres queridos. Cuando las cosas se salen de control, las personas pueden tomar decisiones impulsadas por la ira, los celos, el coraje o el dolor para tratar de solucionar el problema, pero ¿qué sucede si cambian de opinión?

Los fiscales de violencia doméstica de California quisieran que el público creyera que cada persona que presenta cargos contra otro por violencia doméstica es una víctima, pero ese no es siempre el caso. Algunas personas realmente pueden usar el sistema para su beneficio y conveniencia, ¡y mentir! En muchos casos, las personas presentan cargos por violencia doméstica cuando no hubo violencia. Cuando las personas están desesperadas, heridas o enojadas, pueden tomar decisiones que están fuera de lugar, lo que resulta en repercusiones negativas para los que más aman.

Las leyes de California reflejan la suposición general de que las víctimas de violencia doméstica, incluso si han sufrido lesiones graves a manos de otra, intentan proteger a su agresor regularmente. Pero esto es solo una suposición y no debería ser una regla.

Entrevistamos al asambleísta Eduardo García sobre las leyes de Violencia Domestica en California y cómo se aplican. Nos dijo que la legislación de California ha trabajado para mejorar estas leyes para proteger a las mujeres y a las víctimas de la violencia en California, especialmente los niños. Dijo que los estados envían fondos y subvenciones importantes a los condados para que puedan enjuiciar estos casos y proteger a las víctimas de la violencia, pero debe haber un debido proceso, que comienza con el primer contacto: la policía.

“Para hacer que estas leyes sean justas, los agentes de policía que responden llamadas del 911 de Violencia Domestica deben estar debidamente capacitados”, dijo el asambleísta García. “Tienen que ser oficiales experimentados con una capacitación especial sobre casos de Violencia Doméstica para tomar las decisiones correctas cuando asisten a una llamada de VD”, pero desafortunadamente los departamentos de policía de la mayoría de las ciudades carecen de este grupo especial de policías profesionales entrenados que terminan tomando las decisiones equivocadas en una escena de un incidente. Otro problema es la falta de un grupo equilibrado de oficiales de policía, lo que significa que el departamento de policía tenga el mismo número de oficiales hombres y mujeres, por lo que se pueda ofrecer un trato imparcial y justo a los residentes. Por ejemplo, en el condado imperial, cada departamento de policía tiene solo un total de 2 a 3 mujeres policías, lo que hace que la mayoría de los oficiales varones carezcan de experiencia y capacitación especial en este tipo de casos, pasando de oficiales que han trabajado en la corporación solo alrededor de un año, y los oficiales que son totalmente parciales y tienen actitudes o preferencias hacia el arresto preferido (masculino o femenino), lo que resulta en un trato injusto para las partes involucradas en un llamado de Violencia Domestica.

Casi un millón por año de la subvención para enjuiciar este tipo de casos es recibido por la oficina local del fiscal del distrito, aproximadamente 400k cada 6 meses. Entonces, ese dinero se destina a encontrar víctimas, acusar a los posibles delincuentes y enviarlos a juicio. Mientras tanto, esos casos son procesados ​​incluso cuando la víctima intentó retirar los cargos.

Debido a que es bien sabido que las mujeres maltratadas defenderán a quienes abusan de ellas, los fiscales tienen una política amplia de no retirar los cargos de Violencia Domestica sin importar lo que diga la “víctima”. Si él o ella confiesa que el asunto de VD fue una mentira nacida de la ira y el coraje, ellos asumen lo contrario y continúan procesando. La “víctima” no tiene el derecho de retirar los cargos. De hecho, una vez que se realiza la llamada al 911, la pareja ha perdido el control de su relación por un tiempo. Está en manos de la policía, los fiscales y los jueces.

Cada año, se estima que un millón de estadounidenses son arrestados por cargos de Violencia Domestica. Por lo general, pasan varios días en la cárcel. Según la revisión de justicia penal, solo el 30.5 por ciento de los arrestados son condenados. La gran mayoría de los condenados se declaran culpables de un delito menor para evitar un juicio y posible encarcelamiento. Por lo tanto, el porcentaje de los realmente culpables de VD puede ser considerablemente inferior al 30.5 por ciento.

El 70 por ciento de los atacantes arrestados fueron liberados sin cargos, si la mayoría del 30 por ciento de los detenidos recibieran acuerdos de declaración de culpabilidad, surgirían preguntas sobre el exceso de cumplimiento, la policía y los fiscales. Con la violencia domestica ocurre lo contrario. La baja tasa de condenas trae gritos por políticas más agresivas y enjuiciamiento. ¿Por qué?

La Violencia Domestica es un tema profundamente politizado. Las feministas de género lo consideran un crimen por excelencia de la opresión masculina, ¿Podría ser peor? Fiscales y políticos lo usan como carrera profesional; y es una gran industria para investigadores, trabajadores sociales, abogados, terapeutas y otros expertos quienes adquieren estatus e ingresos de la Violencia Domestica. Los incentivos son para aumentar la aplicación de la ley y no minorizarla, y los acusados ​​son cada vez más vulnerables a acusaciones falsas y la suspensión de sus derechos al debido proceso.

Cada mes de octubre se celebra el mes de concientización sobre la violencia doméstica (DV) en los Estados Unidos, pero la oleada de artículos, discursos y llamadas para aumentar el financiamiento omite datos cruciales. Las actuales políticas de detención de VD son abiertamente injustas y deben reinventarse. El hecho es que ningún sistema de justicia cuyas decisiones se basan en su fuente de ingresos puede ser justo.

Las políticas de Violencia Domestica varían de estado a estado, pero la tendencia general es común. Décadas atrás, la VD generalmente se clasificaba como un delito menor, y un oficial no podía hacer un arresto criminal a menos que presenciara el abuso o tuviera una orden de arresto. En cambio, el énfasis estaba en separar a las partes. A principios de la década de 1980, los defensores de VD protestaron por esto y los estados comenzaron a permitir arrestos sin orden judicial por incidentes no comprobados. Causa probable todavía se requiere; típicamente se basa en la presencia de una lesión física.

La Ley federal de violencia contra las mujeres de 1994 (VAWA) cambió el panorama al menos de dos maneras significativas.

Primero, VAWA proporcionó subsidios a los estados para promover el arresto y hacer cumplir las órdenes de restricción. En 2007, por ejemplo, Alaska recibió casi $16 millones en subvenciones. En segundo lugar, VAWA respaldó las políticas de arresto obligatorio que exigen legalmente que la policía detenga a un acusado incluso sin evidencia clara. De acuerdo con la Comisión de la Asociación Americana de Abogados sobre Violencia Doméstica, a partir de 2007 19 estados y el Distrito de Columbia tenían tales políticas. El concepto de causa probable no se abandona, pero las prácticas de arresto a menudo lo descartan de varias maneras, incluyendo: suponer que los abusadores son hombres (por ejemplo), el estado de Nebraska se refiere a los sospechosos con las palabras él y su nombre; contar conceptos vagos como el temor de una lesión física grave inminente (como en el estatuto de Oregón) como causa probable; y aconsejar fuertemente a los aprendices de policía que se protejan por el lado de la precaución y le crean al acusador.

Las leyes sobre violencia doméstica definitivamente necesitan una reforma urgente, especialmente para los acusadores falsos que no están siendo procesados ​​por mentir y hacer acusaciones falsas contra alguien, dejando un rastro para que más y más personas mientan y manipulen el sistema. Los fiscales argumentan que si alguna vez procesaran a una mujer u hombre por una demanda falsa de Violencia Doméstica y tuvieran a alguien arrestado por falsedad, desalentaría a otras víctimas maltratadas de llamar al 911.

Un abogado anónimo dijo: “En 38 años de práctica de la ley de defensa penal, no he visto ni oído hablar de una sola persona procesada por hacer una demanda falsa de Violencia Doméstica. Las personas a las que les gusta usar acusaciones de V.D. falsas y quejas como “reembolso” por algún agravio, rencor o daño emocional, tienen inmunidad funcional total para hacerlo”.

El sistema de justicia de violencia doméstica, en nuestra opinión, está seriamente distorsionado de lo que es la aplicación normal de la justicia. Las víctimas reales pueden estar realmente protegidas de la verdadera violencia sin alentar toda esta astucia. Los delitos serios y reales deben ser perseguidos y debe parar esta clase de procesos injustos a personas inocentes, así como castigar a quién miente y manipula el sistema a su favor. ¡Las leyes de violencia doméstica necesitan urgentemente reformarse!

Please follow and like us:

Leave a Reply

es_MX
en_US