Home » BUSINESS » De trabajar en los campos a convertirse en Juez

De trabajar en los campos a convertirse en Juez

-Editorial

Juan Ulloa es un prominente juez que sirve en el Tribunal Superior del Condado Imperial de California. Creció siendo el séptimo de 10 hijos de padres jornaleros agrícolas, desde una edad temprana, el juez Juan Ulloa tiene una visión y pasión para servir a los demás, razón por la cual buscó obtener un título como abogado.

Como juez, Juan Ulloa tiene un propósito: ayudar a los demás, y eso es lo que lo ha mantenido trabajando para la comunidad del Condado Imperial desde 1994.

En una entrevista exclusiva con Gaceta Beyond Borders, nos contó un poco sobre su historia y algunas razones por las que recibió el Premio de Acceso a la Justicia Benjamín Aranda III en 2012.

Juez, usted tiene una extensa trayectoria en el derecho y ha trabajado a favor de los inmigrantes durante muchos años. Incluso en sus años universitarios estuvo muy involucrado en el movimiento Chicano, trabajando a favor de los inmigrantes mexicanos y los trabajadores más vulnerables. ¿Puede contarnos sobre su carrera como juez y qué le motivó a perseguir esta carrera?

“No estaba en mis planes ser abogado o juez, pero quería ser maestro de escuela. Sin embargo, durante mi tiempo en la universidad me involucré con otros movimientos y me inspiró para ingresar a la facultad de derecho. Después de la escuela de leyes, trabajé con Rural California en asistencia legal trabajando no solo con personas de bajos ingresos sino también con trabajadores del campo y con problemas laborales. Como mis padres trabajaban en el campo, aprendí de primera mano las dificultades y las condiciones de los trabajadores, y fue natural para mí hacer ese cambio. Más tarde fui nombrado juez temporal del tribunal de menores y luego en 1994 me postulé para un puesto vacante en el tribunal superior y fui elegido para ese puesto”.

Usted nació y creció aquí en el Valle Imperial. Cuéntenos sobre su experiencia de crecer aquí en el Valle Imperial y cómo le formó para ser un amigo y un hermano?

“Durante nuestra juventud, aprendimos a trabajar en los campos, pero nuestra madre siempre nos dijo que teníamos que continuar en la escuela. Aprendí de mi madre a leer libros y eso me ayudó mucho en mi éxito en la escuela y comencé a tener oportunidades para ayudar a otros. A los 12 años, mis hermanos y algunos otros muchachos comenzamos a trabajar en los campos y aprendimos sobre el trabajo de un adulto. Trabajamos en un clima de 120 grados usando el azadón. Fue entonces cuando decidí que necesitaba tener una vida mejor que mis padres. Es por eso que cuando tuve dificultades en la escuela, recordé lo difícil que sería la vida sin una educación”.

Beyond Borders es una publicación binacional que quiere unir a la región de EE. UU.-México. Usted fue parte de un proyecto muy ambicioso en el tribunal de lo familiar. El Tribunal del Condado de Imperial y el Tribunal de Baja California actualmente colaboran a favor de las familias. Cuéntanos cómo surgió este proyecto y el resultado positivo de todo esto.

“Desarrollamos una relación entre el personal del consulado mexicano y los empleados de la corte que trabajan en el área de manutención de menores. Hay familias en México que tienen sus trabajos en Estados Unidos y  viceversa. Con la ayuda del Consulado de México en Calexico, hicimos un contacto con la facultad de derecho de la UABC y el tribunal familiar en Mexicali. No estoy seguro si somos los únicos, pero somos el primer condado que tiene este tipo de acuerdo de colaboración con un estado extranjero. Estoy muy orgulloso de ser el primero”.

Estamos en la vigésima edición de Beyond Borders Gazette y tenemos nuestra historia de éxito con usted. ¿Cuál sería su consejo para tener éxito en la vida para los jóvenes que culminan la preparatoria y se preparan para comenzar su carrera universitaria?

“Toda persona necesita tener sueños y algo que deseen hacer. Mi mamá dijo: “Haz lo que quieras hacer, pero debes servir”. Es importante que una persona joven no pierda el sentido de optimismo y esfuerzo para lograr sus objetivos. Es fácil abandonar metas estos días, no buscamos grandes sueños debido a la posibilidad de que no podamos lograrlos. Si no lo intentamos, no lograremos nada. Les diría a los jóvenes que necesitan entrenar su mente, leer, escuchar, hablar, compartir, prestar atención a los demás, pero también seguir sus corazones y llegar al lugar donde quieran estar”.

         Por favor, ve la entrevista en nuestro Canal de Youtube o plataformas en Redes Sociales.

Please follow and like us:

Leave a Reply

es_MX
en_US