Home » Education » El Estudiante de Por Vida

El Estudiante de Por Vida

STUDENT FOR LIFE 2 (2)

(A la izquierda, foto de graduada del MBA del Cetys Universidad, Elvira Burgueño)

Por: Lic. Miguel Urriza Montaño

Director de Extensión y Educación Continua

CETYS Universidad, Campus Mexicali

 

Junio es el mes de graduaciones. Miles de jóvenes egresan de las universidades y se incorporan al mundo del trabajo. Atrás quedan los tiempos de las calificaciones, los exámenes y los profesores. Algunos incluso estarán convencidos que será la última vez que pisan un salón de clases. Las tareas, proyectos y trabajos en equipo con sus fechas límite quedan atrás… ¿o no? Estos jóvenes están a punto de darse cuenta que “el mundo del trabajo” es un gran proyecto integrador en el que nos enteramos que a pesar de todos esos años de escuela, no nos enseñaron todo y debemos seguir aprendiendo. Es más, aprendemos que nos hemos vuelto alumnos de por vida.

La escuela nos enseña conceptos aplicables y transferibles a este mundo al que nos hemos incorporado, ya sea recientemente o como yo; hace ya algunos años. Estos conocimientos los vamos aprendiendo de manera modular (es decir, por pedacitos) y en ocasiones desconectados. Al alumno aprendiendo probabilidad y estadística le cuesta entender para qué le servirá en la vida saber calcular la desviación estándar o en qué se relaciona a su vida o su carrera, especialmente aquellas enfocadas a áreas administrativas o de servicios. Algunas carreras cuentan con proyectos integradores antes de la graduación pero aunque esto no fuera así y como lo mencioné anteriormente, no hay de qué preocuparse el trabajo es en sí un gran proyecto integrador.

Al incorporarnos al mundo laboral, la empresa, tu jefe, tu trabajo en sí esperan que tomes todo lo que has aprendido, o debiste haber aprendido, y lo sepas aplicar de manera integral y qué, además, seas capaz de pensar “fuera de la caja” y creativamente llevar tus habilidades y conocimientos más allá de lo que te enseñaron… más allá de lo convencional. Se te presentan problemas que requieren soluciones y la desviación estándar o el álgebra no te ayudarán aquí ¿o sí? Dependiendo del problema la respuesta es sí. Pero habrá otros problemas en los que no. Para estos nuevos retos requieres saber de manejo de conflictos, manejo de relaciones interpersonales o tal vez algo muy técnico como utilizar una máquina o software que sólo se utiliza para tu trabajo. En fin, todo lo que aprendiste en la escuela te preparó para ello, pero no necesariamente para conocer las circunstancias en que lo necesitarías.

Las universidades más competitivas se han anticipado a esto y promueven entre sus estudiantes prácticas profesionales y la adquisición de experiencia laboral impulsando convenios con empresas dónde los alumnos practicantes se involucren en proyectos que generan valor y no solamente en trabajos de oficinistas. Estas universidades buscan e impulsan estos proyectos, ofrecen los espacios de horario y cargas académicas para ello. Esto logra a la par de experiencia, una sensibilización al estudiante de la realidad laboral y minimiza la “desconexión” entre lo estrictamente académico y lo estrictamente profesional. Gracias a ello los egresados de estas universidades van un paso adelante contando ya con algo de experiencia y estando mejor preparados para lo que viene.

La experiencia laboral previa a la graduación es un gran apoyo y ayuda a un “aterrizaje suave” en el mundo laboral. Sin embargo, todos los que trabajamos pronto nos damos cuenta que en la escuela no aprendimos todo y que, según la empresa dónde trabajas o el puesto que desempeñas hay habilidades y conocimientos que aún no has adquirido o que lo que sabías ya quedó atrás debido a la actualización de sistemas e introducción de nuevas tecnologías. No importa si eres nuevo en el mundo laboral o ya eres un experimentado veterano, siempre debes seguir preparándote para los nuevos retos.

Por todo lo anterior es que las universidades cuentan con áreas de formación continua o ejecutiva. En el caso de la universidad dónde trabajo, CETYS Universidad, la Dirección de Extensión y Educación Continua es la que se encarga de ello. Estas áreas de educación continua son el vínculo entre la formación académica y la realidad laboral. Trabajan en desarrollar programas para que sus alumnos desarrollen nuevas habilidades y obtengan herramientas de trabajo para efectuar sus tareas diarias de manera más efectiva y actual. De esta manera lo aprendido en la escuela se mantiene vigente y se complementa con aquellos nuevos conocimientos que se requieren, no sólo según el trabajo y puesto que desempeñan, sino para el trabajo y puesto al que aspiran ya que esta formación continua los puede preparar para puestos de mayor alcance y responsabilidad.

La formación continua tiene la gran ventaja de ser flexible ya que no se enfoca en lo estrictamente técnico y laboral. También existen programas para el mejoramiento de la calidad de vida. Temas de nutrición, salud, manejo emocional y otros existen ayudando al individuo a lograr un balance entre lo profesional y lo personal.

Para finalizar, me permito invitarte a mantenerte activo, actual y en constante desarrollo y aprendizaje. Te invito a formar parte de aquellos individuos que decidieron ser estudiantes de por vida. ¿No sabes por dónde empezar? Te invito a visitar www.cetys.mx/educon dónde podrás conocer lo que ofrecen y puedas dar inicio a tu siguiente etapa de desarrollo.

Please follow and like us:

Leave a Reply

es_MX
en_US