Home » FAMILY » LOS COSTOS Y LAS RECOMPENSAS DE SER PADRES

LOS COSTOS Y LAS RECOMPENSAS DE SER PADRES

By: Nicole Rodiles

Nicole es catedrática en Psicología de tiempo completo en el Colegio del Valle Imperial. Ella es residente del Centro, CA y casada con su mejor amigo, Todd Pankratz. Es madre de dos hermosas e inteligentes jovencitas quienes tienen 12 y 13 años de edad, y madrastra de Connor, quien actualmente tiene 20 años.

Nicole Rodiles and husband

     Ser padre puede ser una experiencia muy gratificante pero también puede ser una tarea muy frustrante. Como padres, todos nos despertamos un día diciendo: “Quisiera que existiera un manual que me dijera que hacer en esta circunstancia”, pero no existe. Así que compartimos nuestras alegrías y nuestras frustraciones con otros padres, algunas veces recibiendo sugerencias. Otras veces, sintiendo intimidación por las anécdotas no deseadas. Pero, la mayoría de los días, nos deleitamos en el rol de ser padres.

Siempre sentí que yo era una madre muy decente, no una perfecta, pero si una buena madre. Siempre impuse límites y fronteras, con consistencia. Después mi hija mayor se convirtió en una adolescente, y me sentí muy incompetente. Voltié hacia mi esposo después de tres meses de que ella cumpliera sus 13 años y le dije: “No sé si soy demasiado estricta o no soy suficientemente estricta porque nada funciona”. Todo lo que sabía que funcionaba en ese tiempo, dejo de funcionar. La hija que siempre había sido mi bebita, dejo de ser conocida para mí. Tenía cierta conducta y prefería pasarla con sus amigos, o hablar con sus amigos a través de las redes sociales, que estar con nosotros.

Nada de esto es exclusivo para mí o para mi esposo. Todos los padres pasan por esto, y parece que sobreviven. Tuve a muchos padres decirme que ellos pasaron por lo mismo con sus hijos, y como adultos, vuelven a “agradarles” a sus hijos de nuevo. Es reconfortante saber esto como futuro prospecto pero no ayuda mucho justo cuando estás pasando por la actitud frustrante de tu adolescente. O el reniego constante que siempre les toma hacer que hagan cosas rutinarias como eso de “haz tu tarea” o “deja ya el teléfono”.

La única cosa que me queda clara es que la consistencia, y el darle continuidad a las cosas es la clave. Si les dices que van a estar restringidos por una semana, entonces resiste esa semana, aunque se estén portando bien. De esa forma pensaran dos veces antes de portarse mal la siguiente vez que ocurra. Y nunca dejes de demostrarles afecto, aunque parezcan no interesarse, o molestarse por ello, en ocasiones. Quien sabe, pueden sorprenderte, y empezar a mostrarte afecto, ocasionalmente.

Nuestro trabajo es ser padres, no amigos, de nuestros adolescentes. Ese es el más sabio consejo que te puedo dar. Aunque parezca más sencillo ceder, para que tu adolescente este contento contigo, eso sería perjudicial para ellos. Ellos necesitan que seas el adulto y que hagas lo que es mejor para ellos, no lo que les hace felices. Un día, te agradecerán por preocuparte y por ser el padre o madre que ellos necesitaban. Comparte tu frustración con otros padres, te garantizo que no estás solo en la tarea, y ayuda mucho saberlo.

 

 

Please follow and like us:

Leave a Reply

es_MX
en_US